domingo, octubre 29, 2006

Hace mucho, en un lugar muy lejano...

Es una extraña sensación el volver a casa. En sólo unos días aquí, me da la impresión de que Ulm fue corto y además pasó hace mucho, mucho tiempo...

Es que he vuelto a teatro, y el sábado estuvimos leyendo cuentos. Os dejo el que eligió Mario, que es del libro "La melancólica muerte de Chico Ostra"... cuentecitos de Tim Burton.

Chico tóxico

Quienes de verdad lo amamos
lo llamamos siempre Max.
Chico Tóxico, en cambio,
lo apodaban los demás.

Inhalaba Chico Tóxico
humo, asbestos y amoniaco.
Para él era oxígeno
todo lo cancerígeno.

Su juguete favorito
era un bote de aerosol
que disparaba solito
todo el día, de sol a sol.

Se levantaba aún de noche
a esperar en la cochera
a que el motor se encendiera
y, tras carraspear, el coche
lo maquillara - muy mono -
con bióxido de carbono.

Una sola vez lloró,
mas no por tristeza ni odio,
es que en los ojos le entró
algún cloruro de sodio.

Por darle algo de aire cálido
lo sacaron al jardín.
Se puso al instante pálido
y tieso como espadín.

Tieso y duro, sí, muy duro.
Pues ¿quién podría colegir
que uno pudiera morir
de respirar aire puro?

Voló su alma en pos del trono
celestial del señor. Pero
abriendo un gran agujero
allá en la capa de ozono.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

mencanta ese libro de cuentos :))))

Mario Sopena Novales dijo...

si es que soy un craaaaack de los cuentos!! :-P

FA de Costa Rica dijo...

Que bueno que entraste de nuevo al teatro!!! Me da ilusion saber que de nuevo vas a actuar! Yo estoy montando ya mi examen de Actuación que es a final de diciembre... Felicidades! En cuanto lo de Ulm, lo importante es que lo llevamos dentro y duró lo que tenia que durar! Venga... Que ya quemamos Ulm!

Anónimo dijo...

Ese cuento esta super guay!!

el ch.co cer.lla dijo...

Se salen esos cuentos.